martes, 26 de febrero de 2013

el loco de la montaña




La verdadera perfección parece imperfecta
cuando es vista imperfectamente.
La verdadera sabiduría es una locura
a los ojos del tonto que rehusa ver.

Durante treinta años
he cantado estas canciones
de nieblas montañesas,
de árboles y nieve,
pero el unico que de verdad canta
es UNO
a quien nadie puede conocer jamás.


Y si tu me preguntas
Que es este alboroto?”
yo me reire y me alejare
la luna llena se alza esta noche,
eso es todo
lo que tengo que decir.
HAN SHAN "EL SABIO DE LA MONTAÑA FRIA "
CHINA AÑO 895 DC

viernes, 22 de febrero de 2013

un jueves cualquiera



.....podríamos estar en cualquier parte.....pero estamos aquí, en la penumbra de un Dojo cualquiera, Moku Sei dirige el Zazen,  silencio, a lo lejos se oye ladrar a un perro, una puerta se ha cerrado, alguien baja las escaleras.............cuatro espaldas permanecen estiradas............

Podriamos estar en cualquier parte......pero estamos aquí, ningún maestro, nuestro maestro es Zazén, ningún glamour, ninguna experiencia fascinante, ninguna "iluminación".

Podriamos estar en cualquier parte.....pero estamos aquí, restos de viejos árboles arrastrados en la última tormenta, flotando a la deriva.

Estamos aquí, con esta loca certeza de la nada, con esta absoluta elocuencia del silencio.

Estamos aquí, cociéndonos en nuestro propio jugo.

Aquí no hay Escuela, solo penumbra, silencio y fé.

No pretendemos salvar a nadie, no salimos en el mapa, ningun prestigio, ningún dinero, solo Zazen.

Mañana volverá a sonar la madera, recordando el tiempo que pasa fugaz.

Bajo un arból, en una cueva, en una antígua oficina reconvertida en Dojo, nuestra práctica no es como la de Budha, es la mismísima práctica de Buda, es el culo de Buda el que se apoya en nuestro zafu, es el padre de Budha el que aparece entre nuestros sueños.

Sho Gu

Sho




lunes, 18 de febrero de 2013

plantas...



Un buén día, animado por un ataque de amor por la naturaleza, fuí a la floristería de la esquina y me compré una planta.
Nada acostumbrado a cuidar plantas, la coloqué en un lugar en el que quedaba bién con la decoración de mi casa.

A los pocos días me di cuenta de que la hojas se ponian amarillas y comenzé a preocuparme por ella.

Pensé que le faltaba agua, y comencé a regarla abundantemente, fué a peor.
Pensé que le faltaba alimento y comencé a abonar la tierra regularmente, fué a peor.
Pensé que le faltaba espacio le cambié la maceta y fué a peor.
Pensé que le faltaban buenas vibraciones, le puse música de Mozart, fué a peor,
Pensé que le faltaba cariño, comencé a hablar con ella, fué a peor.

Desesperado, volví a la floristería para que me aconsejaran, el empleado de la tienda era una persona amable y despistada.

Después de hacerme algunas preguntas, me dijo:

Cada cosa tiene su lugar, ese lugar es el que le permite ser en una danza de dones con el Universo.

Coloca la planta en el lugar que le corresponde y mágicamente, sin hacer nada más, sin esperar nada, desarrollará su verdadero ser.

Todo fué a mejor.

Sho Gu


viernes, 15 de febrero de 2013

plomizo..




Y los monjes sonrieron
cuando terminaron su matutina balacera
en el Dojo.

Vladimir Moreno

lunes, 11 de febrero de 2013

la corte del Rey Carmesí



Las cadenas oxidadas de las lunas prisioneras
están destrozadas por el Sol.
Recorro un camino, los horizontes cambian.
Los festejos han empezado.
El flautista de púrpura toca su melodía,
el coro canta suavemente;
tres canciones de cuna en una antigua lengua,
para el cortejo del rey Carmesí.

El guardián de las llaves de la ciudad
pone cierres a los sueños.
Ante la puerta del peregrino
espero sin ningún fin.
La reina de luto entona
la marcha fúnebre,
sonarán las delicadas y broncinias campanas;
para convocar a la maga del fuego
al cortejo del rey Carmesí.

Al tiempo que el jardinero planta un árbol perenne,
pisa una flor.
Persigo al viento que despide una nave
para probar lo que es dulce y lo que es amargo.
El director levanta su mano;
la orquesta ya puede empezar a tocar
al ritmo lento de la rueda de un molino
en el cortejo del rey Carmesí.

Ante tiernos llantos de viudas en mañanas tristes,
los sabios hablan sobre sandeces;
Me apresuro por comprender los signos divinos
que expliquen toda esta farsa.
El bufón de amarillo no toca,
pero suavemente raspa las cuerdas
sonriendo ante la danza de títeres
en el cortejo del rey Carmesí.

martes, 5 de febrero de 2013

las pildoras de la felicidad




La soledad y el desamparo, junto al estrés, son los principales agentes que llevan a la depresión y a la tristeza. Actualmente hay dos millones de deprimidos en el mundo, dos veces más que en 1950, la gran mayoría en el mundo occidental.

La probabilidad de que un joven de hoy sufra depresión en su vida es el doble que la de sus padres y el triple que la de sus abuelos.

Sentirse fatigado o insatisfecho con esta vida quedaba más o menos legitimado en los tiempos religiosos porque, a fin de cuentas, este mundo no nos podía contentar, pero ahora, desaparecido el cielo, secularizada la existencia, ¿qué decir?

Si por una parte la muerte ha perdido su función redentora, la vida se presenta como la única ocasión para disfrutar.

¿Ha tomado el nuevo capitalismo nota de ello? Ciertamente. En el capitalismo de consumo, hasta los años ochenta del siglo XX, el sistema procuraba el simulacro de felicidad a través de los mil objetos alegres y nuevos, pero ahora, resabiado el consumidor, no sería posible continuar prometiéndole el cielo a través de la compra.

De lo que se ocupa ahora el sistema no es directamente de hacernos gastar mucho, sino de hacernos creer cuánto valemos. (L'Oréal:"Porque yo lo valgo.")

Nunca como hoy se había vivido una maquinaria envolvente tan empeñada en mostrar una felicidad al alcance de nuestras manos. No ser feliz en este mundo es hoy el auténtico pecado o, como decía Borges, "un error inexcusable". Antes éramos perdonados gracias a haber sufrido, pero ahora es injustificable o imperdonable no pasarlo bien.

La masificación democrática va unida a la obligación de la felicidad para todos y al júbilo que se considera propio de la cultura del niño.

Actualmente, cuando el trabajador se ve sometido a un gran estrés laboral (la "explotación" antes), no se alista en un comité antisistema, toma ansiolíticos. Cuando el empleado no soporta más sus condiciones de trabajo no acude a los sindicatos, va al médico. Cuando las cosas van mal no es necesario darle más vueltas: se recurre a las "píldoras de la felicidad". Zoloft o Prozac para la depresión, la melatonina para la juventud y el sueño, Viagra para la impotencia, Serotax contra la timidez, Aurix contra la fobia social.

La farmacia está poblada de remedios y los laboratorios se han convertido en los grandes pacificadores sociales de nuestros días gracias a la integración del enfermo democrático.

Los norteamericanos llaman lifestyle drugs a los preparados que deciden el estilo de vida, el estilo del cuerpo, el modelo del estado de ánimo, la alegría de la adaptación. Cualquier persona normal, golpeada por una desgracia o una injusticia, verá que le prescriben para la angustia el mismo medicamento que toma otro individuo con transtornos debidos a su estructura melancólica, porque lo importante es el remedio de la apariencia infeliz y su tratamiento como percance de jurisdicción médica.




Vicente Verdú

El estilo del mundo.
(La vida en el capitalismo de ficción).

lunes, 4 de febrero de 2013

la olla del cocido







El otro dia mi amigo/hermano me preguntaba.

¿Y si todo esto, nosotros mismos fuéramos un sueño de Dios?

Esa es una pregunta fascinante, que excita mi romanticismo, una  pregunta golosa.

Hace tiempo que he abandonado la alta cocina espiritual, que he tomado la decisión de no dedicar mi tiempo a nada que no sea de verdadera necesidad para mi vida.

cuando llega a mi un una pregunta como la que me hizo mi hermano.....siempre me hago otra pregunta....

¿Esto lo puedo meter en la olla del cocido?

Sho Gu