sábado, 31 de diciembre de 2011

llega el invierno......





Que en este mundo de ilusión, vacío e impermanente, 
podamos existir en el agua cenagosa 
con la pureza de la flor de loto. 
Nada supera al espíritu ilimitado.
así que nos inclinamos ante Buda.



jueves, 29 de diciembre de 2011

mascaras


...me miro en el espejo y veo un rostro, !soy yo!?, bueno, al menos me reconozco en esa imagen.
veo mi pasado, mis recuerdos, las cosas que han ido marcando mi rostro, cosas que han pasado realmente, cosas que me he imaginado como si fueran reales, y sobre todo la interpretación que le he dado a esos acontecimientos de mi vida.
Cuando una estrategia fué buena para resolver una situación, la he ido repitiendo una y otra vez porque me reconozco en ese comportamiento.
A veces cuando me enfrento a una cosa desagradable, aunque mi estrategia no haya sido buena, y los resultados no hayan sido satisfactorios, entonces, incomprensiblemente, me empeño en repetir una y otra vez, hasta el paroxismo, ¿será que también me reconozco en los sensaciones desagradables?

Urgando, recordando, reabriendo las mismas viejas heridas solo para tener la ilusión de ser yo mismo.

Toni

martes, 20 de diciembre de 2011

yo vi una encina que crecía en Louisiana





Yo vi una encina que crecía en Louisiana,

Estaba sola y de sus ramas colgaba el musgo,
Sin un compañero se erguía ahí prodigando felices
     hojas de un verde oscuro,
Y su aspecto rudo, inflexible, animoso, hizo que yo
     pensara en mí,
Pero me asombró que fuera capaz de prodigar hojas
     felices, sola, sin un amigo cerca; yo no podría hacer
     lo mismo,
Y arranqué una ramita con cierto número de hojas y
     con ellas entretejí un poco de musgo,
Y me la llevé y le di un lugar en mi cuarto,
No la preciso para recordar a mis queridos amigos,
(Porque creo que últimamente casi no pienso en otra
     cosa),
Pero es un curioso símbolo para mí, me hace pensar
     en el amor viril,
A pesar de ello y aunque la encina sigue resplandeciendo
     en Louisiana, sola en la llanura,
Prodigando felices hojas toda su vida, sin un amigo ni
     un amante,
Yo no podría hacer lo mismo.

* Walt Whitman. Hojas de hierba. Trad. Jorge Luis Borges. Buenos Aires: Lumen, 1969., p 149

miércoles, 14 de diciembre de 2011

loteria



Es más fácil que a alguien le toque la lotería que no que traspase el umbral de un Dojo Zen.
Si habéis tenido esta fortuna no perdáis el tiempo, aprovechad cada gesto, cada átomo de Silencio.

No dejéis pasar ni una sola respiración en vano.


El Maestro Dogen dice:
"El zazen del que hablo no es una técnica de meditación.
Es la puerta de la paz y felicidad, la práctica-realización de un despertar perfecto. Zazen es la manifestación de la realidad última. 
Las trampas y las redes del intelecto no lo pueden atrapar."




martes, 13 de diciembre de 2011

errores





Decia Salvador Dalí

Los errores tienen casi siempre un carácter sagrado. Nunca intentéis corregirlos. Al contrario: lo que procede es racionalizarlos, compenetrarse con aquellos integralmente. Después, os será posible subliminarlos.

Nadie me pidió permiso para traerme a este mundo, tampoco le voy a pedir permiso a nadie para vivir.
Dado que mi vida es simple, de movimientos lentos, cualquier momento esperando instrucciones para dar el siguiente paso es tiempo perdido.
Mi práctica está hecha a partir de mis limitaciones de comprensión, por lo tanto, estoy dispuesto a escuchar, a dialogar, a aprender, a pedir perdón, a rectificar, pero lo que no estoy dispuesto es a esperar el permiso para hacer cosas que me parecen justas.


Sho Gu (el pequeño aprendiz de idiota)

domingo, 11 de diciembre de 2011

mi corazón arde como el fuego



Soyen Shaku, el primer maestro zen que viajó a América, solía decir: “Mi corazón arde como el fuego, pero mis ojos están fríos como cenizas muertas”. Propuso las siguientes  reglas, que él mismo practicaría, día tras día, durante toda su vida.:
Por la mañana, antes de vestirse, quema incienso y medita.
Retírate a una hora fija. Come a intervalos regulares, con moderación y sin llegar al punto de saciedad.
Recibe a los invitados con la misma actitud que tienes cuando estás solo. Cuando estés solo,  mantén la misma actitud que al recibir invitados.
Observa lo que dices, y, digas lo que digas, ponlo en práctica.
Cuando se te presente una oportunidad, no la dejes escapar. Sin embargo, piénsatelo siempre dos veces antes de actuar.
No te lamentes por el pasado. Dirige tu mirada hacia el futuro. Mantén la intrépida disposición de un héroe y el  corazón cariñoso de un niño.
Al irte a acostar, duerme como si se tratara de tu último sueño. Al despertarte, sal inmediatamente de la cama como si tirases un par de zapatos viejos.

Del libro Carne de zen, huesos de zen

lunes, 5 de diciembre de 2011

el pecado original


El ser humano, según la tradición del Libro, vivía de lo más bien, vamos en el paraiso, hasta que un dia desobedeciendo las instrucciones de su Creador, comió el fruto del Arbol de la Sabiduría del bién y del mal.

El mensaje es claro, cuando entró en funcionamiento su capacidad de catalogar, de etiquetar, de juzgar, cuando creó una separación entre él y el universo, cuando crea su Ego como una realidad por si mismo y por lo tanto separado, aparece el observador y lo observado, el bien y el mal, el amor y el odio, el deseo y el rechazo.

Al apegarse al Ego nace el miedo, los miedos. La necesidad de protegerse, la necesidad de buscar cosas que le den ventaja sobre cualquier competidor, la necesidad de atesorar y de situarse por encima de los demás a cualquier precio.

Formando parte de ese miedo nace la vergüenza y el pecado.

Esto se puede interpretar como parte de la historia de la humanidad. Pero esa historia se renueva cada vez que nace un hombre, por lo tanto esa historia es la de cada uno de nosotros.

Es una maldición del mismo Dios a sus hijos.

Aquí os dejo partes del libro del Génesis.

Libro del Génesis
2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 
2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

3:1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 
3:2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 
3:3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 
3:4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 
3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 
3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 
3:7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 
3:8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 
3:9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 
3:10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 
3:11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? 




Pero el budismo no observa esto como una maldición, sino como el fruto de la ignorancia y propone el regreso al paraíso aquí y ahora.

En el célebre Shin Jin Mei del Maestro Sosan, lo dice bién clarito. tan claro que no necesita interpretación, lo que vemos como un poema, solo son instrucciones claras y concretas sobre la Via.


SHIN JIN MEI
Poema de la Fe en el Espíritu
Kanchi Sosan 


Penetrar la Vía no es fácil ni difícil.
basta con que no haya amor ni odio,
ni elección ni rechazo.
Basta con que no haya ni amor ni odio
para que la comprensión aparezca,
espontáneamente clara,
como la luz del día en una caverna.
Si en el espíritu se crea una particularidad,
por ínfima que sea,
el cielo y la tierra quedan separados
por una distancia ilimitada...........
....................
....................
Hacemos demasiadas consideraciones
acerca de los dos aspectos de todo elemento.

Como un sueño, un espejismo, una flor de vacuidad,
así es nuestra vida.
¿Por qué sufrimos intentando atrapar esta ilusión?

La ganancia, la pérdida, lo justo, lo falso,
os lo ruego,
abandonadlos.

Cuando nuestros ojos no duermen
todos nuestros sueños se desvanecen.

Cuando el espíritu no está sometido a las discriminaciones
todas las existencias del Cosmos se vuelven unidad.

Cuando nuestro cuerpo experimenta profundamente la unidad
podemos cortar instantáneamente todas las relaciones.

Considerando todas las existencias con ecuanimidad
retornamos a nuestra verdadera naturaleza original.



No sé, pero da que pensar............

Gyo Ko

domingo, 4 de diciembre de 2011

naranjo en flor







Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir
y, al fin, andar sin pensamientos.
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon con el viento.
Después, ¿qué importa del después?
Toda mi vida es el ayer
que me detiene en el pasado.
¡Eterna y vieja juventud,
que me ha dejado acobardado
como un pájaro sin luz!

jueves, 1 de diciembre de 2011

meditación natural..


A menudo vemos la meditación como una práctica extraña, ligada a tradiciones asiáticas, algo que se ha de aprender, algo fuera de nuestra naturaleza que es necesario agregar a nuestro bagaje vital.

Si hiciéramos un esfuerzo seguro que descubriríamos en nuestra memoria el recuerdo de alguna experiencia meditativa espontánea, natural, amable, sin meta.

Un momento de paz.

Sho Gu (pequeño aprendiz de idiota)

"Un día, cuando Shakyamuni seguía siendo un niño pequeño, en su tribu celebraron una fiesta ligada a los trabajos agrícolas, así que todos fueron al campo para celebrar el festival, cuando llegaron dejaron al pequeño protegido bajo la sombra de un árbol, al cuidado de sus niñeras. Conforme se iba celebrando la fiesta las niñeras se sintieron atraídas por la música y los bailes y dejaron solo al pequeño. Un par de horas más tarde se dieron cuenta de su descuido y corrieron a ver que le había sucedido, encontraron al niño sentado, en profunda meditación y aunque el sol durante ese tiempo había cambiado de posición, la sombra del árbol no se había movido y continuaba protegiendo al bodhisatva de la intensidad de los rayos del sol."

Años más tarde, al borde de la muerte, después de haber practicado la automortificación, a través de la privación y el ascetismo más extremos, recordó el incidente del festival de la labranza y  pensó que quizás podría ser ese el camino de la iluminación.

¿Recuerdas ahora tu momento de paz?