domingo, 31 de julio de 2011

protegiendo el Dharma

El Dharma,¿alguién creia que el Dharma eran discursos filosóficos, enseñanzas, doctrina, preceptos?

El Dharma es la Ley del Universo, el Dharma son los rios, las montañas, los árboles, los animales, las semillas, el ser humano. Proteger el Dharma hoy en dia, es luchar contra los que quieren hacer del trabajo del hombre y de su alimento el instrumento de su loco poder.

Toni.


viernes, 29 de julio de 2011

entre el espanto y la ternura



Entre el espanto y la ternura
transcurre todo
Un hombre sabio con la moldura
la mano el codo


Entre el espanto y la ternura
crece la hiedra
el sano juicio con la locura
la flor, la piedra

Entre el espanto y la ternura
la vida canta
una tonada clara y oscura


Profana y santa
entre el espanto y la ternura
corre la suerte
con el abajo y con la altura
con vida y muerte
con vida y muerte

Entre el espanto y la ternura
ayer y hoy dia
manzanas verdes y las maduras
hay todavia, hay todavia, hay todavia

Entre el espanto y la ternura
a hora temprana
trabaja el hombre
entre locura
para mañana, para mañana


Silvio Rodriguez

lunes, 25 de julio de 2011

loto en el fango



En épocas de mucha hambre, las hijas de los granjeros vendían sus cuerpos para paliar las necesidades familiares. Estas prostitutas eran conocidas con el nombre de "loto en el fango". En un dibujo que representaba a una de estas prostitutas, el Maestro Takuan escribió el poema siguiente:


El Buda vende la doctrina,
los patriarcas venden al Buda, 
los maestros venden a los patriarcas.
Ellas venden su cuerpo
para que se aplaquen las pasiones
de todos los seres.
La forma no es diferente del vacío
ni las pasiones de la sabiduría.

viernes, 22 de julio de 2011

zazen es como..........



Leído por ahí.....
Un Maestro dice:

" Zazen es como volver a casa , al hogar, con el corazón pacificado."

O sea, para que yo me aclare, zazen es una cosa y volver a casa es otra, pero se parecen como dos gotas de agua.

Joder! me parece que me he iluminado.

!un Gasho y nueve Postraciones!
Gracias inmensas, Maestro,  por abrir mi mente.

Zazen no es "como" nada.

Establecer paralelismos, comparaciones, entre Zazen y cualquier otra cosa es separar, parcelar, compartimentar, hacer categorías..........y un montón de cosas más que ponen límites al Dharma.


En la China de las Cinco Escuelas ya habríamos ido a hostias..............(es broma)..........

Cuando mi Maestro me preguntó por que quería que me ordenaran monje.
Mi respuesta fue que al entrar en el Dojo, en el Templo, el olor a incienso era el viejo olor hogareño.
No es mi mente, no son mis tripas, son las lágrimas que caían por mis mejillas en la ceremonia de la ordenación, son esas lágrimas las que me decían: "Cansado y exhausto de andar por los caminos polvorientos, por fin regresas a tu hogar y tu mente está en paz"



Toni.

jueves, 21 de julio de 2011

Acuérdate

" Acuérdate de tu padre y de tu madre, y de tu primera mentira cuyo indiscreto olor se arrastra por tu memoria.

Acuérdate de tu primer insulto a los que te engendraron: la semilla del orgullo quedó sembrada, resplandeció la fisura quebrando la unidad de la noche.

Acuérdate de los anocheceres de terror en los que el pensamiento de la nada te arañaba el vientre, y volvía sin cesar para picotearte como un buitre; acuérdate también de las mañanas de sol en el cuarto.

Acuérdate de la noche de liberación en la que, al caer tu cuerpo suelto como un velamen, respiraste un poco del aire incorruptible; acuérdate también de los animales pegajosos que te han vuelto a aprisionar.

Acuérdate de las magias, de los venenos y de los sueños tenaces –querías ver, te tapabas ambos ojos para ver, pero no sabías abrir el otro.

Acuérdate de tus cómplices y de los fraudes en común y de ese gran deseo de salir de la jaula.

Acuérdate del día en que desgarraste la tela y te apresaron vivo, inmovilizado ahí mismo en la batahola de bataholas de las ruedas que giran sin girar, contigo adentro, cogido siempre por el mismo instante inmóvil, repetido, repetido, y el tiempo no daba sino una vuelta, todo giraba en tres sentidos innumerables, el tiempo se cerraba al revés ( y los ojos de carne sólo veían un sueño, sólo existía el silencio devorador, las palabras eran pieles secas, y el ruido, el sí, el ruido, el no, el alarido visible y negro de la máquina te negaba), el grito silencioso "Yo soy" que el hueso oye, por el cual muere la piedra, por el cual cree morir lo que nunca fue. Y tú no renacías a cada instante sino para ser negado por el gran círculo sin límites, todo pureza, todo centro, todo pureza salvo tú mismo.

Y acuérdate de los días que siguieron, cuando marchabas como un cadáver hechizado, con la certidumbre de ser devorado por el infinito, de ser aniquilado por la existencia única de lo Absurdo.

Y acuérdate sobre todo del día en que querías arrojarlo todo, de cualquier modo. Pero un guardián vigilaba en tu noche, vigilaba mientras dormías, te hizo tocar tu propia carne, te hizo recordar a los tuyos, te hizo recoger tus andrajos.

Acuérdate de tu guardián.

Acuérdate del hermoso espejismo de los conceptos, y de las palabras conmovedoras, palacio de espejos construido en un sótano. Y acuérdate del hombre que vino y lo rompió todo, te tomó con su tosca mano, te arrancó de tus sueños y te obligó a sentarte sobre las espinas del pleno día. Y acuérdate de que no sabes recordar.

Acuérdate de que todo se paga, acuérdate de tu felicidad, pero cuando te trituraron el corazón, era ya demasiado tarde para pagar por adelantado.

Acuérdate del amigo que te tendía su razón para recoger tus lágrimas brotadas de la fuente helada que violaba el sol de primavera.

Acuérdate de que el amor triunfó cuando ella y tú supisteis someteros a su fuego ansioso, rogando morir en la misma llama.

Pero acuérdate de que el amor no es de nadie, de que en tu corazón de carne no hay nadie, de que el sol no pertenece a nadie, ruborízate al contemplar el cenegal de tu corazón.

Acuérdate de las mañanas en que la gracia era como una vara amenazadora que te conducía, sumiso, a través de tus jornadas, ¡bienaventurado el ganado bajo el yugo!

Y acuérdate de que entre sus dedos entumecidos tu pobre memoria dejó escapar el pez de oro.

Acuérdate de los que te dicen: acuérdate. Acuérdate de la voz que te decía: no caigas. Y acuérdate del placer equívoco de la caída.

Acuérdate, pobre memoria mía, de las dos caras de la medalla. Y de su metal único. "

René Daumal

lunes, 18 de julio de 2011

Cuento Zen "El Tunel" nuestro homenaje a Nelson Mandela


“Zenkai, el hijo de un samurai viajó a Edo (antiguo nombre de Tokio) y allí se hizo empleado de un alto funcionario. Se enamoró de la esposa de éste y fue descubierto. En defensa propia, mató al funcionario. Después huyó con la esposa.

Ambos se volvieron más tarde ladrones. Pero la mujer era tan codiciosa que Zenkai se disgustó. Finalmente, abandonándola, viajó muy lejos, a la provincia de Buzen, donde se volvió un mendicante vagabundo.

Para expiar su pasado, Zenkai resolvió hacer alguna buena obra durante su vida. Enterado de la existencia de un peligroso camino sobre un acantilado, que había causado muerte y heridas a muchas personas, resolvió hacer un túnel a través de la montaña.

Mendigando comida de día, Zenkai trabajaba de noche haciendo su túnel. Cuando habían pasado treinta años, el túnel medía 664 metros de largo, 6 metros de alto y 9 metros de ancho.
Dos años antes de terminar su trabajo, el hijo del oficial a quién había asesinado, quién era un hábil espadachín, descubrió a Zenkai, y vino a matarlo en venganza.
“Te daré mi vida de buena gana” dijo Zenkai. “Sólo permíteme terminar esta obra. El día que termine, entonces podrás matarme”.

De modo que el hijo aguardó el día. Pasaron muchos meses y Zenkai se mantenía cavando. El hijo se cansó de no hacer nada y comenzó a ayudarle a cavar. Después de haber ayudado por más de un año, llegó a admirar la fuerza de voluntad y el carácter de Zenkai.

Finalmente el túnel fue terminado, y la gente podía usarlo y viajar con seguridad.

“Córtame ahora la cabeza” dijo Zenkai. “He terminado mi trabajo”. “¿Cómo puedo cortarle la cabeza a mi propio maestro?”, preguntó el joven con lágrimas en los ojos.”
fotografia tomada del Grupo Zen Rosario (Argentina)

sábado, 16 de julio de 2011

libre de miedo



Como una abeja busca néctar en todo tipo de flores,
busca las enseñanzas en todas partes;
como un cervatillo encuentra un sitio tranquilo donde pacer,
busca reclusión para digerir todo aquello que hayas reunido.
Como un loco, más allá de todos los límites,
ve a donde quiera que te plazca;
y vive como un león,
completamente libre de todo miedo.

De un Tantra de Dzogchen

martes, 12 de julio de 2011

las últimas palabras de budha


Mientras que estaba acostado entre los árboles del bosque de Sala en Kusinagara, el Budha se dirigió por última vez a sus discípulos, insistiendo otra vez sobre la importancia del Dharma. Quería que el Dharma fuera el maestro de sus discípulos y no una persona.
Les dijo:
Sed vosotros mismos vuestra lámpara, sed vosotros mismos vuestro recurso, no dependáis de nadie. Que mi enseñanza sea vuestra lámpara, que sea vuestro recurso, no dependáis de otra enseñanza.

Mirad vuestro cuerpo y observad hasta que punto es impuro. Sabiendo que el placer y el dolor del cuerpo son igualmente causa de sufrimiento, ¿cómo podéis haceros ilusiones sobre ella y alimentar el orgullo y el egoísmo si sabéis que estos sentimientos os conducirán inevitablemente al sufrimiento? Observad todas las cosas, ¿podéis encontrar en ellas algo que sea duradero? ¿son algo más que conglomerados que, antes o después, se romperán y quedarán dispersos? No tengáis miedo al constatar la universalidad del sufrimiento, seguid mi enseñanza, incluso tras mi muerte. Así os libraréis de la pena. Si hacéis esto seréis de verdad mis discípulos.

Discípulos, no tenéis que olvidar nunca las enseñanzas que os he dado ni dejar que se pierdan. Tienen que conservarse siempre, ser estudiadas, practicadas. Si seguís mis enseñanzas, siempre seréis felices.
Lo importante en mi enseñanza es que controléis vuestra mente. Abandonad la avidez y mantened vuestro cuerpo erguido, vuestro espíritu puro y vuestras palabras sinceras. Si os acordáis continuamente del carácter pasajero de vuestra vida, seréis capaces de poner fin a la avidez y a la cólera, y evitar el mal.

Si os dais cuenta de que a vuestra mente le tienta o enreda la avidez, habéis de suprimir la avidez y controlar la tentación. Sed dueños de vuestra mente.

La mente hace de un hombre un Budha o un animal. Equivocado por el error, se convierte en un demonio, despierto, se convierte en un Budha. Por consiguiente, controlad vuestra mente y no la dejéis separarse del Noble Camino.

De acuerdo a mi enseñanza, respetaros los unos a los otros y evitad las disputas. No hagáis como el agua y el aceite que se rechazan mutuamente; haced como el agua y la leche que pueden mezclarse perfectamente.
Estudiad juntos, enseñad juntos, practicad juntos. No malgastéis la mente ni el tiempo en inactividad ni en querellas. Gozad de las flores del despertar en su estación y recoged el fruto del Camino Recto.

Tuve la idea de las enseñanzas que os he dado siguiendo yo el mismo camino. Tenéis que seguir estas enseñanzas y plegaros a ellas en toda circunstancia. Si las descuidáis es que no  me habéis encontrado de verdad, es que en realidad estáis lejos de mí, aceptáis y practicáis mis enseñanzas, aunque estuvierais en la otra punta del mundo, estáis totalmente junto a mí.

Discípulos, se acerca mi fin, nuestra separación no puede tardar. Sin embargo, no os lamentéis. La vida es un continuo cambio y nada escapa a la disolución del cuerpo. Os lo voy a mostrar ahora con mi propia muerte, con mi cuerpo que se deshace como una carreta en ruinas. No os lamentéis en vano, más bien maravillaos por esta ley del devenir y daos cuenta de hasta que punto está vacía la vida humana. No alimenteis el deseo absurdo de querer que permanezca lo que es transitorio.

El demonio de los deseos mundanos siempre busca el modo de engañar a la mente. Si una víbora vive en vuestra habitación, sólo podréis dormir tranquilos después de haberla echado. Tenéis que romper los lazos de los deseos mundanos y echarlos como haríais con una víbora. Tenéis que proteger en serio vuestro espíritu.

Discípulos , ha llegado mi último momento, pero no olvidéis que la muerte es sólo la disolución del cuerpo físico. El cuerpo ha nacido de los padres, ha crecido gracias al alimento, para él son inevitables la enfermedad y la muerte.

El verdadero Budha no es un cuerpo humano. Es el despertar. Un cuerpo humano ha de desaparecer, pero la sabiduría del despertar permanece eternamente en la verdad del Dharma. El que sólo ve mi cuerpo no me ve de verdad. Sólo el que acepta mi enseñanza me ve de verdad.

Después de mi muerte el Dharma será vuestro maestro. Seguid el Dharma y así seréis fieles a mí. Durante  los cuarenta y cinco últimos años de mi vida no he mantenido en secreto nada de mi enseñanza. No hay enseñanza secreta, ni sentido secreto.

Todo ha sido enseñado abiertamente y claramente.

Mis querido discípulos, ahora es el fin. En un instante alcanzaré el nirvana. Estas son mis últimas instrucciones.

Extracto de "La enseñanza de Budha", BUKKYO DENDO KYOKAI, TOKIO.

sábado, 9 de julio de 2011

oficina y denuncia















Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones
hay una gota de sangre de marinero.
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna;
un río que viene cantando
por los dormitorios de los arrabales,
y es plata, cemento o brisa
en el alba mentida de New York.
Existen las montañas, lo sé.
Y los anteojos para la sabiduría,
lo sé. Pero yo no he venido a ver el cielo.
He venido para ver la turbia sangre,
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas
y el espíritu a la lengua de la cobra.
Todos los días se matan en New York
cuatro millones de patos,
cinco millones de cerdos,
dos mil palomas para el gusto de los agonizantes.
un millón de vacas,
un millón de corderos
y dos millones de gallos
que dejan los cielos hechos añicos.
Más vale sollozár afilando la navaja
o asesinar a los perros en las alucinantes cacerías
que resistir en la madrugada
los interminables trenes de leche,
los interminables trenes de sangre,
y los trenes de rosas maniatadas
por los comerciantes de perfumes.
Los patos y las palomas
y los cerdos y los corderos
ponen sus gotas de sangre
debajo de las multiplicaclones;
y los terribles alaridos de las vacas estrujadas
llenan de dolor el valle
donde el Hudson se emborracha con aceite.
Yo denuncio a toda la gente
que ignora la otra mitad,
la mitad irredimible
que levanta sus montes de cemento
donde laten los corazones
de los animalitos que se olvidan
y donde caeremos todos
en la última fiesta de los taladros
Os escupo en la cara.
La otra mitad me escucha
devorando, cantando, volando en su pureza
come los niños de las porterías
que llevan frágIles palitos
a los huecos donde se oxidan
las antenas de los insectos.
No es el infierno, es la calle.
No es la muerte, es la tienda de frutas.
Hay un mundo de ríos quebrados y distancias inasibles
en la patita de ese gato quebrada por el automóvil,
y yo oigo el canto de la lombriz
en el corazón de muchas niñas.
Óxido, fermento, tierra estremecida.
Tierra tú mismo que nadas por los números de la oficina.
¿Qué voy a hacer, ordenar los paisajes?
¿Ordenar los amores que luego son fotografías,
que luego son pedazos de madera y bocanadas de sangre?
No, no; yo denuncio,
yo denuncio la conjura
de estas desiertas oficinas
que no radian las agonías,
que borran los programas de la selva,
y me ofrezco a ser comido por las vacas estrujadas
cuando sus gritos llenan el valle
donde el Hudson se emborracba con aceite.

Poeta en Nueva York
Federico Garcia Lorca

jueves, 7 de julio de 2011

inmediatamente



Si tomo lo que no es mío, soy un ladrón, inmediatamente, en ese preciso instante. Si por el contrario practico zazen, soy de inmediato un Buda. Para eso no hace falta ninguna técnica. Para ser Buda sólo he de creer en zazen y sentarme.

Kodo Sawaki

lunes, 4 de julio de 2011

mondo al mundo


Mondo es un tipo de conversación que tiene un Discípulo y su Maestro delante de toda la Shanga reunida., en el que el Discípulo le hace una pregunta al Maestro.
En el sentir de que todos nos enseñamos mutuamente y  que este blog lo visita gente de todo el mundo, me propongo hacer un experimento , una pregunta, seguro que con las respuestas, todos nos ayudaremos en nuestro camino.

Así pues, al Mundo ,lanzo mi pregunta:


¿qué es abandonar las ilusiones?


Gracias de antemano por vuestras sinceras respuestas.

sábado, 2 de julio de 2011

Energía


Jo Riki es la energía producida por Zazén. 
Jo: el Samadhi, la estabilidad de Zazén.
Riki: el Poder, la fuerza.

Cuando se hace una Sesshin, este poder aumenta.
En la época actual, la mayoría de nosotros ha perdido esta fuerza.
No se trata de un poder mágico, sino de la verdadera energía, de la energía justa.

Maestro Taisen Deshimaru

viernes, 1 de julio de 2011

que me pongo?















Por suerte, tengo el vestido de ir desnudo
 
ese, hecho de harapos

ese de un color,  que volvió loco  al Sr. Pantone
 
ese que actúa como espejo de mi mismo

en el que se puede ver lo más escondido

lo que yo no veo y los otros si ven
lo que yo veo y los otros no ven
lo que no ve nadie,
lo que vemos todos.


Ese que cuando me cubre me transporta al cielo
ese que cuando me cubre me transporta al infierno

ese de los campos de arroz, de los campos de libertad sin límites

cosido con tantos puntos como estrellas en el firmamento

ese que no poseo ni me posee.

Suerte que tengo el Kesa,
                                            y todos los días son día de Boda,

                                                                                                    para mí.